viernes, 8 de abril de 2011

¿Qué se come en Semana Santa?

TORRIJAS
Lo primero que se puede decir de las torrijas es que están buenísimas. Y lo segundo es que son muy fáciles de preparar. Aunque las torrijas se comen durante todo el año, se preparan especialmente en Semana Santa.
Las torrijas están elaboradas con productos básicos
, su coste es muy bajo y el éxito seguro. Se necesita pan cortado en rebanadas de unos dos o tres centímetros, que se colocan en una fuente honda. Sobre el pan se vierte leche con azúcar y canela que previamente hemos hervido y templado. Se dejan empapar durante una hora. Después se rebozan en huevo y se fríen en aceite hasta que estén doradas. Se escurren bien y se espolvorean con canela, azúcar o miel de caña, según el gusto. En la provincia malagueña hay sitios donde las torrijas se empapan en vino Málaga, y también están riquísimas.

HUEVOS DE PASCUA
La tradición de regalar huevos de Pascua viene desde hace muchísimos siglos, más de los que te puedas imaginar. Todo es debido a que los cristianos católicos que seguían la abstinencia cuaresmal, no podían comer huevos ni tampoco productos lácteos (el huevo simboliza la creación del universo y la vida, y por tanto, una vida nueva). Los fieles guardaban los huevos que daban sus animales y una vez terminada la cuaresma los regalaban.
Se hacen fundiendo chocolate en el molde de huevo, y una vez que toma consistencia en la nevera, se decoran con confites, caramelos, azúcar glasé, etc.




OBLEAS

Una forma de elaborar un rápido aunque calórico desayuno, aunque también puede ser una golosa merienda, se elabora con las obleas que comercializan para hacer empanadillas, pero en este caso se convertirán en unas deliciosas obleas dulces.
Si un día quieres sorprender a los pequeños, o no tan pequeños, puedes freír en abundante aceite de oliva bien caliente, las obleas de empanadillas tal cual, una a una para que no se peguen y dorándolas por ambas caras.

Posteriormente deposítalas sobre papel de cocina absorbente y finaliza espolvoreando abundante azúcar, resultan deliciosas. Aunque si a ti lo que te va es el chocolate, no tendrás mayor problema, sólo tienes que calentar al baño maría la cantidad de chocolate fondant que desees elaborar y regar con él las obleas.
Otra posible opción es hacerlas artesanalmente como un bizcocho para que queden más esponjosas en lugar de crujientes.

Hala, ¡que aproveche!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada